Nuestro Blog

La cerradura electrónica

Las cerraduras electrónicas están ganando peso en las puertas de las viviendas y de los negocios progresivamente, pues son fáciles de manipular y de usar y, al mismo tiempo, proporcionan más seguridad que las cerraduras tradicionales.

La cerradura electrónica. Aplicaciones.

Suelen instalarse por lo general en las puertas de entrada a edificios, en zonas privadas, en el acceso a empresas o en cuartos de hotel. No obstante, su uso en viviendas se está multiplicando en los últimos tiempos, ya que los propietarios se están percatando de las muchas ventajas y de la alta seguridad que las cerraduras electrónicas ofrecen a cambio de precios asequibles.

Funcionamiento de la cerradura electrónica.

El funcionamiento dependerá de cada modelo. No obstante, por lo general, las cerraduras electrónicas de entrada funcionarán con un código que habrá que introducir en un teclado; las cerraduras electrónicas en portones podrán abrirse por medio de un mando a distancia; las cerraduras de cuartos de hotel se valdrán de una tarjeta que habrá que insertar en una ranura para entrar.

Las cerraduras electrónicas de las viviendas suelen funcionar a través de mando a distancia o mediante un código que habrá que ir cambiando y que dependerá del teléfono móvil; no hay que obviar que las compañías que trabajan con estas cerraduras están trabajando en aumentar la seguridad. Cada vez más empresas y personas apuestan por este sistema eficaz y moderno.

¿Es fácil su instalación?

Las cerraduras electrónicas son muy fáciles de instalar, incluso el propio usuario podrá hacerlo sin necesidad de solicitar ayuda profesional. Sólo hará falta adquirir la cerradura y colocarla en apenas unos minutos, para lo que habrá que seguir simplemente las instrucciones de fabricación.

Es vital saber el tamaño del cilindro antes de comprarla, porque de lo contrario habrá que devolver la cerradura. Las cerraduras más modernas carecen además de cableado, lo que aligera la complejidad del proceso de instalación. Lo fundamental será la programación y la configuración una vez que la cerradura esté colocada; habrá que probar la cerradura con alguien en el interior. Se necesitará paciencia para completar la programación, aunque el proceso podrá completarse en menos de una hora; en caso de bloqueo del usuario, siempre habrá cerrajeros especializados en estas cerraduras.

La cerradura electrónica. Ventajas.

Instalarla es muy sencillo, pues bastarán unos minutos; eso sí, es importante saber proceder a la programación de esta cerradura para evitar problemas, porque de lo contrario habría que invertir dinero en llamar a profesionales. Si se saben usar los teléfonos inteligentes y los aparatos electrónicos en general, estamos ante la cerradura más adecuada sin duda.

La cerradura electrónica posee un sistema de autentificación que la hace ser de lo más seguro que hay en el mercado para proteger una vivienda o un negocio; es muy difícil piratear la cerradura, por lo que se trata de pasar a la modernidad muy fácilmente. Crear un nuevo código cada poco tiempo será ideal aumentar la seguridad, ya que dejar siempre el mismo será algo más peligroso.

Con esta cerradura no harán falta los duplicados de llaves, las cuales no harán falta para nada; bastará con llevar el teléfono inteligente encima para aplicar el código y poder entrar. El hecho de que no haya cerraduras también favorece que no haya que estar cambiando las cerraduras cada pocos años, lo que supondrá un ahorro económico a largo plazo.

¿Es la cerradura electrónica la cerradura del futuro?

Aunque quizá aún es pronto para aseverar, tal vez nos encontremos ante las cerraduras del futuro casi con toda seguridad, ya que se ajustarán a los hábitos de los usuarios, cada vez más habituados a completar apartados de sus vidas digitalmente. Cada vez más familias jóvenes están apostando por esta cerradura, ya que se amolda a sus costumbres cotidianas y le es más fácil de usar.

Tal vez con el tiempo la cerradura electrónica acabe convirtiéndose en mayoritaria; además, olvidar o extraviar las llaves es algo común, pero no lo es tanto perder el teléfono móvil, por lo que los problemas a la hora de abrir la puerta serán menores con estas cerraduras.

La cerradura inteligente

Las cerraduras se enfrentan a cambios importantes con la llegada de la era digital. Son las cerraduras inteligentes las que están llamadas a liderar un cambio de escenario que aporte a los usuarios de todo el mundo mayor seguridad, de manera que los ladrones tengan cada vez más difícil abrir puertas.

Qué es una cerradura inteligente.

Se trata de una cerradura que permite de un modo digital que la puerta sólo puedan abrirla las personas autorizadas, quedando atrás el uso tradicional de la llave. Según el modelo de cerradura, la cerradura podrá abrirse de un determinado modo; por ejemplo, la cerradura inteligente TESA permite realizar la apertura gracias a un mando a distancia o al teléfono móvil inteligente (esta opción es la que más en boga se encuentra). Ya no es necesario tener que cargar con las llaves en el bolsillo ni lamentarse cuando dichas llaves se pierden o se extravían, pues bastará con llevar el celular junto a nosotros.

La cerradura inteligente. Ventajas.

Los últimos avances técnicos están permitiendo a las cerraduras inteligentes dar a sus usuarios una alta seguridad, toda vez que las últimas generaciones han ido evolucionando y han dejado atrás los días en los que era más sencillo manipular este tipo de cerraduras. Y es que se trata de cerraduras muy cómodas, ya que sólo hará falta llevar encima el celular (esto hoy en día ocurre siempre, sin necesidad de estar alerta) y valerse de una aplicación, de manera que las cerraduras se abrirán de manera rauda.

Son cerraduras de fácil utilización, pues cualquier miembro de la familia podrá usarlas sin necesitas siquiera conocimientos informáticos o cibernéticos; incluso los más mayores y los más jóvenes de la casa podrán abrir la puerta mediante un código una vez que tengan claro el funcionamiento de la aplicación. Además, estas cerraduras se instalan muy fácilmente, por lo que no hará falta solicitar los servicios de un cerrajero; será el propio usuario el que proceda rápidamente a la instalación y a la programación del mecanismo de cierre.

¿Sólo el teléfono móvil sirve para abrir la cerradura inteligente?

No, pues dependerá de la clase de cerradura inteligente que haya instalada en la casa. Y es que hay casos en que estas cerraduras pueden ser abiertas por mandos a distancia, e incluso por llaves tradicionales. No obstante, el uso de smartphones y de teléfonos móviles es cada vez más popular. También empiezan a ser una realidad las cerraduras que se abren por medio de la huella digital, que es la comodidad total, ya que ni siquiera hace falta sacar el móvil, basta con deslizar el dedo índice.

¿Ofrecen seguridad las cerraduras inteligentes?

Estas cerraduras cada vez son más seguras, ya que afrontan la guerra contra los hackers potenciales, ante lo que las empresas no dejan de investigar y de evolucionar el producto. Por ello, su seguridad es ahora mayor que hace unos años, cuando había más opciones de manipularlas. Hoy día, aunque ninguna cerradura puede ofrecer una seguridad del cien por cien, sí es obvio que ofrecen mucha más protección y comodidad que las cerraduras tradicionales. Además, todos los fallos que presentan se han ido corrigiendo y puliendo, por lo que las cerraduras inteligentes cada vez son más invulnerables. Las viviendas y las empresas siguen subiendo a este carro de la seguridad.

¿Cuál es la mejor cerradura inteligente?

Muchas son las cerraduras inteligentes que copan el mercado en la actualidad; citaremos algunos de los ejemplos más comunes:

Lockitron. Se programa fácilmente, pues basta con pulsar un botón en el móvil. Es muy interesante.

Tesa Entr. Permite conectar a varios dispositivos. Es fácil de usar por cualquier miembro de la familia. Ofrece una enorme seguridad.

August Smart Lock. Permite abrir y cerrar con el teléfono móvil, y además crea un registro que permite controlar las horas de entrada a la propiedad de los particulares. Es una de las cerraduras más completas.

Schlage. Seguridad y modernidad. Posee una pantalla táctil y un sistema de alarmas que se activa si el código de activación se pone mal varias veces.

Kwikset kevo. Se abre cuando descubre que el móvil está cerca. Se conecta por bluetooth. Permite enviar invitaciones a gente para que pueda entrar en tu propiedad.

Las cerraduras RFID

Las cerraduras RFID son una de las más importantes dentro del mercado de cerraduras electrónicas. Más abajo repasaremos algunas de sus características.

¿Qué significa RFID?

Radio Frecuency Identification, lo que en español significa “identificación por radiofrecuencia”. Es decir, se refiere a un sistema de identificación que no precisa de contacto. Puede aplicarse a personas, a productos o a vehículos.

Funcionamiento de la tecnología RFID.

Su funcionamiento destaca por ser muy sencillo, pues el lector envía una petición por medio de radiofrecuencia al chip que se encuentra en el interior del RFID; luego el chip enviará al lector una respuesta evidenciando que se trata de una persona, un vehículo o un producto autorizado. La identificación se producirá en tiempo real, lo que hace a esta tecnología ser muy cómoda de usar y muy segura al mismo tiempo.

Habrá seguridad alta si es único el código. Si cada dispositivo cuenta con una antena RF, la identificación será la idónea; no obstante, la antena dependerá de la banda que se emplee en la comunicación. Las frecuencias más usuales en el sistema RFID son 2.45 GHz, 5.4 GHz; 125 KHz; 13.56 MHz; de 400 a 1000 MHz. Las tarjetas más antiguas atienden a 125 KHz, mientras que las más actuales se mueven en la frecuencia 13.56 MHz (han aumentado la seguridad y permiten almacenar muchas más información).

Las etiquetas en RFID.

Estas etiquetas o tags, que poseen una antena y un chip (el chip tiene un ID único y especial), se ocupan de unir la identificación con el lector; así nadie puede suplantar la tarjeta, por lo que la seguridad es muy alta. Ahora repasaremos las tres clases de tags de RFID:

Etiqueta RFID pasiva.

No precisan de alimentación interna, ya que reciben la energía que necesitan desde la antena del lector. La identificación sencilla se produce cuando el chip entra en el campo de radiofrecuencia del lector y la antena contacta con el mismo. El éxito de estas cerraduras puede apreciarse ya en despachos, cuartos de hotel, oficinas y demás espacios que prescinden de las llaves.

Etiqueta RFID activa.

Una batería que está dentro del dispositivo permite que la alimentación interna, por lo que la comunicación con el lector es más amplia. No hace falta aproximación para realizar la identificación. El sistema es más seguro por el hecho de poder transferir mayor volumen de datos y de información. Este sistema activo se está imponiendo poco a poco al pasivo. Los parkings son un buen ejemplo del uso de estas cerraduras.

Etiqueta RFID semipasiva.

También posee alimentación interna, aunque no se dirige a la antena sino al chip. Las etiquetas son desiguales, pues pueden ser de distintas formas y tamaños. A veces aparecen insertadas en botones o tarjetas de plástico. Estas etiquetas pueden insertarse debajo de la piel de animales.

¿Qué es una cerradura RFID?

Se trata de una cerradura que goza de las ventajas de la tecnología RFID al permitir o denegar el acceso a personas, vehículos o productos. Es la transferencia de identificación por radiofrecuencia la que posibilita que la puerta se abra al acercarse la persona autorizada y que se quede cerrada al acercarse una persona ajena a la propiedad.

Las cerraduras RFID. Ventajas.

Hay mucha seguridad en las cerraduras de última generación que están bajo la banda de 13.56 MHz, de ahí que cada vez sean más usadas por empresas. Su utilización es muy sencilla, bastará con conocer el código y con girar la manilla; se acabó tener que llevar llaves, con el riesgo de que se extravíen. Se trata de cerraduras fáciles de instalar, incluso el propio usuario podría hacerlo; no obstante, avisar a un cerrajero será más conveniente para garantizar la seguridad.

Estas cerraduras carecen de relés y tampoco precisan de una instalación eléctrica; además, pueden instalarse en cerraduras tradicionales, de modo que puedan pasar de lo vetusto a la modernidad de la tecnología RFID. Será posible abrir con una misma tarjeta más de una puerta, lo que evitará tener que usar más de una tarjeta en un mismo edificio. No hay que obviar que las baterías de estas cerraduras duran mucho, en torno a 30.000 accesos o a 3 años de utilización.